Pardela-cenicienta-dentro-de-una-cueva-de-cría.-©-José-Manuel-Arcos

SEO/BirdLife se persona en los tribunales contra la caza ilegal de pardelas cenicientas

Se trata de un caso denunciado por un socio de la organización e investigado por el Seprona de la Guardia Civil. Sorprendieron in fraganti a tres personas cazando crías de pardela, un ave protegida, en el Charco del Palo, entre los municipios de Teguise y Haría (Lanzarote).

SEO/BirdLife lleva años denunciando esta práctica ilegal denominada pardeleo, que se practica entre los meses de septiembre y octubre, coincidiendo con el engorde de los pollos nacidos durante el verano.

La ONG ejerce la acusación popular en este caso en el marco del LIFE Guardianes de la Natural

SEO/BirdLife se ha personado en el procedimiento abierto en el Juzgado de Instrucción nº 1 de Arrecife (Las Palmas) por un nuevo caso de pardeleo en las islas Canarias. Los hechos se produjeron el pasado mes de septiembre, cuando un socio de SEO/BirdLife observó que varias personas miraban en varios agujeros y grietas en la zona costera de Charco del Palo (Lanzarote). El socio de la organizaciçón avisó al Seprona de la Guardia Civil, que sorprendió a tres personas con un hurón y un saco que contenía cuatro cadáveres de ejemplares jóvenes de pardela cenicienta canaria, lo que llevó a estos tres vecinos de Tinajo a reconocer que estaban cazando pardelas, con ayuda del mustélido. Por ello, fueron inmediatamente detenidos como supuestos autores de un delito relativo a la protección de la flora y la fauna. El papel de la ONG

SEO/BirdLife actuará en este caso como acusación popular en los tribunales, con el objetivo de conseguir una sentencia que permita reflejar las consecuencias legales que tiene la caza ilegal de especies protegidas y sus nidos y disuadir de su comisión. Este es uno de los objetivos específicos del proyecto LIFE Guardianes de la Naturaleza para mejorar la eficacia de las acciones dirigidas a luchar contra los delitos ambientales.

SEO/BirdLife y otras asociaciones canarias llevan varios años denunciando la caza ilegal de esta especie incluida en el Catálogo Español de Especies Amenazadas con la categoría de Vulnerable, en el Anexo I de la Directiva Aves y también considerada Vulnerable en el Libro Rojo de las Aves de España. Además, está protegida por el Convenio para la Conservación de la Vida Silvestre y del Medio Natural de Europa (Convenio de Berna), que la recoge en su anexo II, dedicado a especies de fauna estrictamente protegidas.

El pardeleo: Una práctica ilegal

El expolio de los nidos de pardela cenicienta ha sido una práctica muy común en las islas Canarias, dónde la carne de los pollos era muy apreciada por su gran cantidad de grasa y por tratarse de un recurso alimenticio de fácil acceso en épocas de escasez.

Se trata además de un problema que no cesa. El pasado 29 de octubre, el Seprona detuvo a dos varones como presuntos autores de un delito contra la flora, fauna y animales domésticos, por cazar 16 ejemplares de pardelas cenicienta en Fuerteventura.

Hoy en día, la pardela cenicienta canaria es un ave protegida y su caza está totalmente prohibida. Lamentablemente, a pesar de esta prohibición se siguen registrando casos de captura ilegal. Además, a la práctica del pardeleo hay que sumar las amenazas que afectan a la especie, como la presencia de gatos, ratas y otros mamíferos introducidos que depredan en sus colonias de cría, la contaminación lumínica  (para la que la ONG ha puesto recientemente en marcha una campaña de sensibilización) y las capturas accidentales en artes de pesca.

Guardianes de la Naturaleza

La personación se realiza en el marco del proyecto LIFE Guardianes de la Naturaleza, contra el Crimen Ambiental, financiado por el programa LIFE de la Unión Europea. Este proyecto pretende mejorar la efectividad y la eficacia de las acciones dirigidas a combatir los delitos contra la naturaleza.

Está coordinado por SEO/BirdLife y cuenta con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, la Sociedade Portuguesa para o Estudo das Aves (SPEA), y el Servicio de protección de la naturaleza de la Dirección general de la Guardia Civil (Seprona), como socios beneficiarios. Los cofinanciadores son la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Canarias, la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana y el Ministerio para la Transición ecológica y Reto Demográfico (MITERD).