Mural contra el tráfico ilegal de especies

Acercamos la realidad de los delitos contra el medio ambiente a la comunidad educativa en algunas zonas donde se registran altos índices de mortalidad ilegal de fauna o destrucción de hábitats.

Desarrollamos  esta acción de sensibilización, en el marco del Proyecto LIFE Guardianes de la Naturaleza, a través de la pintura de murales en distintos institutos de España de algunas comunidades autónomas donde se registran altos índices de mortalidad ilegal de fauna o destrucción de hábitats. La intención es contribuir a conocer la biodiversidad local y, sobre todo, resaltar algunas de las acciones que se pueden llevar a cabo en la lucha contra los delitos ambientales más registrados de cada zona.

El halcón peregrino, hilo conductor del mural de la Comunidad de Madrid

Distintas clases de 4º de la ESO del IES Carmen Martín Gaite de Navalcarnero (Madrid) se pusieron manos a la obra de un mural de más de 50 metros cuadrados. Gracias a esta pared, se han acercado a una de las especies más emblemáticas, pero que casi ningún estudiante conocía, de la avifauna española: el halcón peregrino.

El halcón peregrino es un ave rapaz que ocupa gran parte de España, incluidas las islas Baleares, las islas Canarias, Ceuta y Melilla. Sus poblaciones son estables a nivel general, aunque se han registrado grandes variaciones según las provincias. No obstante, no siempre ha sido así. Como ave de presa, durante muchos años se enfrentó a dos amenazas fundamentales: el veneno y el expolio de nidos. Por un lado, el DDT, un insecticida que mermó su población en muchos países europeos pero del que se recuperó rápidamente en el momento en que se pusieron medidas restrictivas al uso de este veneno. Por otro lado, el expolio de sus nidos era una actividad muy común a mediados y finales del siglo pasado, pero la divulgación y las denuncias de organizaciones como SEO/BirdLife ayudaron a que, poco a poco, esta acción pasara a la historia.

Sin embargo, todavía, de vez en cuando, sigue ocurriendo. Las características geográficas y climáticas de España propician que se críen y exporten halcones peregrinos a países donde existe gran demanda y una arraigada tradición, especialmente entre las élites, de su uso en cetrería y en competiciones. Se calcula que, en los últimos años, podrían haber sido exportados a Emiratos Árabes más de 500 especímenes de estas aves por un valor superior al millón de euros.

El tráfico ilegal de especies, tercer negocio ilegal que más dinero mueve del mundo

Este tercer mural se ha centrado en el tráfico ilegal de especies. El halcón peregrino era su hilo conductor, pero las cifras de sus exportaciones son solo una mínima parte de los entre 8.000 y 20.000 millones de euros al año que se estima que este negocio puede mover. En él, España tiene un rol clave, debido a su ubicación geográfica y la conexión que establece entre continentes, pero también es el principal país de destino de, por ejemplo, pieles de reptiles y el principal exportador de, por ejemplo, tiburón.

«La compraventa de especies o de productos derivados es un delito que ha aumentado debido a las nuevas modalidades de comercio: el mercado electrónico, la mensajería privada, la duplicación del número de viajeros aéreos… El aeropuerto de Barajas es uno de los puntos calientes para el tráfico ilegal, por lo que uno de los murales de esta red de murales contra el delito ambiental tenía que estar en esta Comunidad», dice David de la Bodega, responsable del Programa Legal de SEO/BirdLife.

La compraventa ilegal de especies protegidas o de sus partes tiene diversos tipos de impacto ambiental: no solo afecta sobre las especies diana, sino a su expansión hacia especies no diana (por ejemplo, con el uso de veneno para eliminar a las aves necrófagas durante la obtención de marfil), a la expansión de especies invasoras (por escapes, abandono o liberación de animales exóticos que se tienen en cautividad) y la expansión de enfermedades (viruela, gripe, tuberculosis, el dengue o la reciente covid-19 tienen su origen en la interacción con animales silvestres) .

Por ello, con cada clase se ha reflexionado acerca de qué motivaciones específicas hay detrás de cada delito ambiental, desde el que se establece a una escala internacional y se alimenta de conflictos armados, corrupción y neocolonialismo, hasta algunas conductas que tienen repercusión a un nivel más local y en las que el elitismo y la aceptación social pueden ser los móviles principales.

El proyecto Murales contra el delito ambiental

SEO/BirdLife quiere crear conciencia en la sociedad sobre la necesidad de proteger la biodiversidad y poner en conocimiento las herramientas disponibles para luchar contra los delitos ambientales.

A través de las pinturas murales están abordándose temas como la caza ilegal, el uso ilegal de veneno, la provocación ilegal de incendios forestales, la captura de aves fringílidas para canto o el tráfico ilegal de especies, representándolos a través de una de las especies más afectadas por cada una de esas agresiones ambientales. El primero de los murales hizo hincapié en la caza ilegal, girando en torno a la pardela cenicienta canaria y el pardeleo. Y el segundo abordo el tema del uso ilegal de los cebos envenenados.

Mural de pardela cenicienta en el I. E. S. Guanarteme, de Las Palmas.

 

milano real mural

Mural llevado a cabo en el IES Valle del Ebro de Tudela (Navarra)

El derecho y el deber de cuidar de la biodiversidad

A través del trabajo que implica la realización de estos murales, SEO/BirdLife quiere transmitir a la comunidad educativa que todas las personas somos guardianes de la naturaleza, poniendo en valor el artículo 45 de la Constitución, que señala que la ciudadanía tiene el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona y el deber de conservarlo.

Además, como organización de utilidad pública, ponemos al servicio de la ciudadanía y de las administraciones un portal de denuncias a disposición de cualquier persona que sea testigo de cualquier agresión o incumplimiento de la normativa relacionada con la protección de la naturaleza. A través de un formulario web, cualquier persona que conozca una acción potencialmente ilegal puede comunicarlo a la organización y obtener información sobre cómo hacer llegar su denuncia a las autoridades.

Concretamente, en caso de encontrar un posible caso de envenenamiento de fauna, es importante no tocar nada y avisar inmediatamente a las autoridades de emergencias, al Seprona (062) o a los de Medio Ambiente o Forestales de la zona (llamando al 112).