El pardeleo nuevamente condenado por los tribunales

El juzgado de lo Penal nº1 de Arrecife, en Canarias, ha condenado a dos personas como autores de un delito contra la fauna por cazar pardelas cenicientas en la zona costera de Charco del Palo (Lanzarote) y un delito leve de maltrato animal.

SEO/BirdLife ha ejercido la acusación popular en el marco del LIFE Guardianes de la Naturaleza.

El Juzgado de lo Penal Número 1 de Arrecife ha condenado a dos personas por un delito contra la fauna al haber sido sorprendidos cazando pardelas cenicientas canarias (Calonectris borealis). Los hechos se produjeron el pasado mes de septiembre, cuando un socio de SEO/BirdLife observó que varias personas miraban en varios agujeros y grietas en la zona costera de Charco del Palo (Lanzarote).

Tras el aviso, el Seprona de la Guardia Civil, sorprendió a tres personas con un hurón y un saco que contenía cuatro cadáveres de ejemplares jóvenes de pardela cenicienta canaria, lo que llevó a estos tres vecinos de Tinajo a reconocer que estaban cazando la especie con ayuda de un mustélido. Por ello, fueron inmediatamente detenidos como supuestos autores de un delito relativo a la protección de la flora y la fauna. El tribunal ha impuesto a los autores por la comisión de un delito contra la fauna una multa de cinco meses y 10 días, a razón de siete euros diarios y pagar las costas del proceso, quedando además inhabilitados 16 meses para la caza. Además, se les condena por un delito leve de maltrato animal por la situación en la que se encontraba el hurón con el que practicaban la caza de las pardelas, por lo que tendrán que pagar otra multa de 140 euros y se les inhabilita para la tenencia de animales durante cuatro meses.

No ha sido considerada en la sentencia el pago de la responsabilidad civil solicitada por SEO/BirdLife, que ascendería, según la normativa Canaria, a 2400€ (600€ por ejemplar de pardela) y que se hubieran abonado al erario público por los daños producidos

El papel de la ONG

SEO/BirdLife ha actuado en este caso como acusación popular en los tribunales, con el objetivo de conseguir una sentencia que permita conservar a la especie protegida, reflejar las consecuencias legales que tiene su caza ilegal y sus nidos y disuadir de su comisión. Este es uno de los objetivos específicos del proyecto LIFE Guardianes de la Naturaleza para mejorar la eficacia de las acciones dirigidas a luchar contra los delitos ambientales.

Según David de la Bodega, Responsable del Programa Legal de SEO/BirdLife, “La caza ilegal es una práctica que causa la muerte de más de 26 millones de aves al año solo en Europa y la cuenca Mediterránea. El ejercicio de la acción popular de las ONG está permitiendo el impulso de los procedimientos legales que se abren por estos delitos y contribuir a la conservación de especies protegidas actuando en los tribunales”.

Una práctica ilegal

El expolio de los nidos de pardela cenicienta ha sido una práctica muy común en las islas Canarias, dónde la carne de los pollos era muy apreciada por su gran cantidad de grasa y por tratarse de un recurso alimenticio de fácil acceso en épocas de escasez.

Se trata además de un problema que no cesa. El pasado 29 de octubre, el Seprona detuvo a dos varones como presuntos autores de un delito contra la flora, fauna y animales domésticos, por cazar 16 ejemplares de pardelas cenicientas canarias en Fuerteventura.

Hoy en día, la pardela cenicienta canaria es un ave protegida y su caza está totalmente prohibida. Lamentablemente, a pesar de esta prohibición se siguen registrando casos de captura ilegal. Además, a la práctica del pardeleo hay que sumar las amenazas que afectan a la especie, como la presencia de gatos, ratas y otros mamíferos introducidos que depredan en sus colonias de cría, la contaminación lumínica y las capturas accidentales en artes de pesca.

Guardianes de la Naturaleza

La personación se ha realizado en el marco del proyecto LIFE, Guardianes de la Naturaleza, contra el Crimen Ambiental, financiado por el programa LIFE de la Unión Europea. Este proyecto pretende mejorar la efectividad y la eficacia de las acciones dirigidas a combatir los delitos contra la naturaleza.

Está coordinado por SEO/BirdLife y cuenta con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, la Sociedade Portuguesa para o Estudo das Aves (SPEA), y el Servicio de protección de la naturaleza (Seprona) de la Dirección General de la Guardia Civil, como socios beneficiarios. Los cofinanciadores son la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Canarias, la Conselleriade Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana y el Ministerio para la Transición ecológica y Reto Demográfico (MITECO).